Sepa todo lo que va a poder hacer con su DNI-e y cómo

ÁNGEL JIMÉNEZ DE LUIS, recoge en Suplemento ARIADNA de el diario El Mundo la noticia que reproducimos a continuación (Ver el artículo original)

El nuevo DNI permitirá identificarse ante la administración, la banca o tiendas on line y realizar cualquier trámite con seguridad desde casa. ya está en los bolsillos de 320.000 españoles

Para 320.000 españoles el DNI es cosa del pasado. Le han añadido una letra y ahora utilizan el DNI-e, el nuevo DNI electrónico que combina la vieja tarjeta de identificación con un chip que será la llave para tratar con la Administración a través de la Red. En menos de un año —el primero se emitió en Burgos en marzo del pasado año—, el interés que ha despertado ha sido tal que la Policía Nacional planea implantarlo en los más de 300 puntos de expedición que existen en el territorio nacional en 2007.

Hasta el momento, sólo se podía obtener en 38 ciudades de 22 provincias españolas. Los planes iniciales eran extender el periodo de implantación en el resto del territorio nacional hasta finales de 2008. Ahora se espera que todos los españoles puedan hacerse el nuevo DNI sin tener que moverse de su ciudad antes de que acabe este año. «Existe una gran demanda ciudadana y hay interés por parte del Gobierno en acelerar el proceso», asegura Jose Luis Díez Aguado, jefe de la Unidad de Informática de la Policía Nacional y director del proyecto, que confiesa también que la cercanía del fin de año fiscal se ha dejado notar en el número de solicitudes del nuevo carné.

Quienes ya lo tienen en el bolsillo pueden solucionar una amplia variedad de trámites con la Administración local, regional y central. Muchos de estos servicios, como la reclamación de indemnizaciones o la presentación del IRPF, estaban disponibles con anterioridad para quienes habían solicitado un certificado de la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre. El nuevo DNI-e no acabará con esta certificación, pero se espera que gradualmente los ciudadanos se decanten por el nuevo documento de identidad, más sencillo de utilizar y que estará en el bolsillo de todos los españoles en unos pocos años.

La diferencia fundamental del nuevo documento frente a otros sistemas de certificación está en que el DNI-e garantiza la identidad del propietario, ya que incluye codificados los datos personales de quien lo utiliza. Para operar con él, el ciudadano recibirá un PIN de ocho caracteres que podrá cambiar si lo desea a través de la Red o en cualquier punto de actualización del DNI-e, que estarán disponibles en las oficinas de expedición del documento. Estos puntos habrá que visitarlos también cada dos años y medio si se quieren renovar los certificados almacenados en el interior del chip para operar de forma electrónica.

Esta renovación es diferente a la del propio documento físico que, como hasta ahora, habrá que rehacer cada cinco o 10 años dependiendo de la edad del propietario.

SEGURIDAD. La seguridad de la nueva tarjeta ha sido una de las preocupaciones de los responsables del proyecto desde sus inicios.Además de los elementos de seguridad físicos para evitar la duplicación, como las marcas de agua y los relieves, el nuevo DNI incluye medidas de cifrado avanzadas y un sistema de clave pública y privada para garantizar la confidencialidad en las comunicaciones. «Dentro de poco concluirá el proceso de certificación de dos años del Centro Criptográfico Nacional y esperamos obtener la máxima calificación que otorga el organismo», asegura Díez Aguado, que explica que en caso de robo se invalidarán las claves y certificados para evitar que se opere con él sin autorización del usuario.

Si el número PIN se introduce erróneamente en más de tres ocasiones, el DNI-e también queda invalidado para operar con él de forma electrónica y el usuario tendría que acudir a un punto de actualización y certificar su autenticidad mediante un escáner de huella dactilar.

Se espera ahora que las empresas privadas den el salto y se animen a facilitar sus servicios mediante el uso del nuevo documento. Hay experiencias piloto de algunos bancos, pero las posibilidades en el sector financiero y de transportes son muchas, desde la facturación segura on line hasta las operaciones de banca sin necesidad de recordar claves y números de cuenta —tan sólo el PIN del carné— o de utilizar tarjetas de seguridad para validar las operaciones.

QUÉ SE NECESITA. El nuevo DNI puede utilizarse exclusivamente como un documento identificativo, similar al DNI actual. En este caso, evidentemente, no será necesario ningún hardware especial. Para aprovechar las ventajas de la identificación electrónica, sin embargo, es necesario tener en casa un lector de tarjetas inteligentes —SmartCard— que cumpla el estándar ISO 781. Son baratos y durante un tiempo los responsables del proyecto barajaron la posibilidad de distribuirlas gratuitamente para los ciudadanos que obtuvieran la nueva certificación o, si no, subvencionarlas.

Al final, sin embargo, la pelota ha quedado en el tejado de las empresas privadas que podrían, por ejemplo, regalar lectores a los clientes para que puedan operar con la entidad de forma segura.

Hay lectores compatibles con prácticamente todos los sistemas operativos y ordenadores y el DNI electrónico se podrá utilizar con los navegadores Microsoft Internet Explorer, Mozilla Firefox y Netscape. La única descarga que es necesario realizar es la de los módulos criptográficos, pequeñas piezas de software que gestionan el cifrado de las comunicaciones entre la empresa o la Administración y el usuario. Estos módulos se descargan de forma gratuita de la página web del Ministerio del Interior dedicada al DNI electrónico: www.dnielectrónico.es.

__________________________________________________________________________________________________________

PCMCIA
A. J. L.

El estándar SmartCard se creó precisamente con la vista puesta en los equipos portátiles y por eso muchos ordenadores ya los incorporan de serie, especialmente en el sector empresarial, donde estas tarjetas pueden utilizarse para identificar al usuario de la máquina y permitirle el acceso a la red privada de la empresa o para codificar los datos del disco duro y así evitar que terceras personas accedan a los datos en caso de robo del PC. Los requisitos para la lectura del DNI-e, que se basa en estas tarjetas, no son altos y es muy probable que funcione en la mayoría de los portátiles que incluyan el lector, incluso si son máquinas antiguas.

La anchura de las tarjetas es similar a la de una PCMCIA y existen lectores en este formato para añadir a los equipos portátiles que no incluyan de serie el puerto específico para las SmartCard. Es la solución más cómoda, ya que evita periféricos externos que puedan molestar durante el transporte de la máquina.

Los nuevos estándares de expansión Express Card, que están disponibles en dos formatos diferentes, no tienen, sin embargo, la anchura necesaria y no podrán utilizarse para leer el DNI electrónico u otras tarjetas de identificación. Los usuarios de portátiles equipados con estos puertos de expansión están obligados a recurrir a los lectores que se conecten al PC a través de puerto USB.

DENTRO DEL PORTÁTIL

Los lectores PCMCIA son la mejor forma de incluir el lector del nuevo DNI electrónico en un ordenador portátil si la máquina no lo trae ya de serie, algo habitual en los equipos empresariales.
Precio: En torno a los 50 euros.

_________________________________________________________________________________________________________

LECTOR USB
A. J. L.

Será el tipo de lector más común en los hogares y empresas. Barato y de fácil instalación, el lector de tarjetas SmartCard por USB podría incluso ser un regalo de las entidades financieras a sus clientes que quieran operar con el DNI electrónico.

Hay varios diseños y colores y los fabrica una infinidad de marcas. Hasta ahora se utilizaban sólo en aplicaciones verticales muy específicas de banca y seguridad.

El PIN, al igual que en el caso de las tarjetas PCMCIA, se introduce a través del teclado del propio ordenador. Es un método razonablemente seguro si tenemos la certeza de no estar siendo espiados por un Keylogger, un programa espía que almacena todas las teclas pulsadas sin que el usuario sea consciente de su presencia. Un buen programa antivirus y de defensa contra spyware puede garantizar que este tipo de programas no está presentes en el sistema.

Los usuarios que busquen garantías adicionales de protección pueden hacerse con un lector que incorpore un pequeño teclado numérico para poder introducir el PIN sin tener que emplear el teclado principal del ordenador. La desventaja de este sistema, sin embargo, es que no se pueden usar en la clave PIN ni letras ni símbolos que sí pueden utilizarse, en cambio, al usar un teclado convencional y que pueden hacer más fácil el recordar la clave.

  • FÁCIL DE INSTALAR

El lector de tarjetas USB es la solución más sencilla para quienes quieran operar con el DNI desde casa y sin complicaciones. Son muy baratos y muy fáciles de instalar.

Precio: A partir de 15 euros según prestaciones.

_________________________________________________________________________________________________________

INTEGRADO EN EL TECLADO
A. J. L.

Algunos fabricantes apuestan por integrar el lector de tarjetas en el propio teclado. Es una buena forma de ahorrarse espacio en la mesa de trabajo y un puerto USB en el ordenador.No necesitan drivers para funcionar en Windows y son compatibles con otros sistemas operativos con el software apropiado.

En su contra juega, sin embargo, la escasa variedad de teclados disponibles y la imposibilidad de encontrar soluciones ergonómicas o mecánicas. Todos están basados en la tecnología de membrana y carecen de teclas de acceso rápido y controles de volumen o reproducción multimedia que hoy en día son habituales en los modelos de teclado destinados al hogar.

Algunas administraciones públicas han empezado a incorporarlos a los puestos de trabajo con la vista puesta en el nuevo DNI, aunque también los hay que combinan el lector de tarjetas inteligentes con la lectura de banda magnética, una mezcla útil en el sector bancario.

Para quienes buscan un equipo capaz de leer los nuevos documentos pero que no necesite de elementos externos, algunos fabricantes han integrado también lectores SmartCard en las propias carcasas, aunque al igual que ocurre con los teclados con lector incorporado no son ordenadores pensados para el mercado doméstico sino para la gran empresa, donde las soluciones SmartCard tienen más aplicaciones que el DNI.

  • INTEGRADO EN EL PROPIO TECLADO

Una buena opción para puestos de trabajo donde haya que mantener la mesa de trabajo libre de periféricos. No son necesarios ‘drivers’ en Windows y se pueden usar con otros sistemas operativos.

Precio
: A partir de 30 euros.

 

Comments are closed.